MEDIO AMBIENTE,  Sin categoría,  SOCIEDAD

Temel, empresa responsable con el medio ambiente

Cada año se consumen 115 mil millones de hojas de papel, el consumo global y su impacto en el medio ambiente han impulsado nuevas formas de gestionar la impresión responsable

Cada ciudadano consume un total de 48 kg de papel. Se trata de cifras de vértigo que demuestran la importancia de la impresión en nuestra sociedad. Para fabricar 1.000 kilos de papel virgen se necesitan 17 árboles, 100 m3 de agua y 7600 kw/h de energía. Este consumo global tiene un impacto evidente en el medio ambiente. La industria, que durante años descuidó la sostenibilidad en su forma de operar, ha dado un giro completo en los últimos años hacia un modelo de impresión más ecológico y responsable.

El impacto ambiental de la industria de la impresión no se produce sólo por el consumo de papel. Durante los procesos de fabricación de las impresoras, la fabricación de las tintas o el propio proceso de impresión, se generan residuos que deben ser correctamente procesados para evitar que afecten al medio afirma Temel. Además, en la industria se han dejado de utilizar productos altamente contaminantes como el cloro libre, algunos disolventes y metales pesados. También se ha invertido en innovación para desarrollar productos sin base vegetal, como el “papel de piedra” que se fabrica con polvo de sílice y resina; o papeles cuya pulpa proviene de materiales de desecho, como el papel de algas.

En cuanto a las empresas fabricantes de máquinas impresoras, el foco sostenible se ha puesto en la no utilización de productos contaminantes, en el ahorro de energía en los procesos y en la eficiencia en los consumos. En la actualidad se han desarrollado diferentes acciones dirigidas a minimizar su impacto ambiental a través de tres puntos: fabricar productos que favorezcan la conservación del medio ambiente; evitar la contaminación medioambiental y utilizar eficazmente los recursos. Entre las acciones de estas medidas en el sector se encuentra la eliminación de las emisiones de ozono, gracias a los tambores OPC de carga positiva, manteniendo el entorno más limpio y disminuyendo el efecto nocivo en las personas y la adopción del estándar internacional Energy Star. El sector español de la impresión contribuye, poco a poco, a frenar el calentamiento global; y a implementar un sistema de reciclado de tóneres disminuyendo el impacto ambiental gracias a la eliminación de tóneres residuales y la utilización de tóneres libres (CCA (Charge Control Agente) eliminando agentes contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *